Encabezado de página

La cama de Platón. Esencia y arquetipo en la Teoría de las Formas

John Thorp
Idioma: es

Resumen

Me ocuparé aquí de abordar una tensión profunda y fundamental presente en la Teoría de las Formas de Platón, a saber, la tensión existente entre comprender las Formas como arquetipos por un lado y como esencias por otro. Un arquetipo es un ejemplo preeminente de su clase que incorpora los estándares más altos en sus virtudes particulares. Una esencia, en cambio, es el denominador común más alto de una clase de cosas, sus condiciones necesarias y suficientes si se quiere. Platón parece inclinarse más por una u otra concepción en diferentes momentos de su obra, pero no parece advertir la diferencia entre ambas. Una manera útil de captar la distinción, al menos parcialmente, es pensando en lo que significa la palabra ‘ideal’. La palabra tiene (al menos) dos significados: por un lado, puede significar “concebido o considerado como perfecto o excelente en forma suprema en su clase”. Por otro lado, su segundo significado carece de esta fuerza normativa y significa, en forma evaluativamente neutra, “perteneciente al mundo de la mente -en lugar de a la realidad concreta”. (Piénsese en la diferencia entre “un matrimonio ideal” y la ficción de la química teorética, “un gas ideal”). A veces las Formas de Platón parecen ser entendidas como ‘ideales’ en el primer sentido normativo; en otras ocasiones, parecen más neutrales, con ‘ideal’ usado en el segundo sentido. ¿Es la ‘cama ideal’ la mejor posible de las camas? ¿O es la ‘cama ideal’ simplemente el conjunto de propiedades que las camas tienen en común, la idea de cama? ¿Es el arquetipo de ‘cama’ o la esencia de ‘cama’? Cualquiera de las opciones que tomemos resulta problemática.

Palabras clave

Formas; arquetipo; esencia; idea de cama; Platón


DOI: http://dx.doi.org/10.30972/nvt.0143716

Enlaces refback