Encabezado de página

Evaluación morfológica y funcional de la injuria renal inducida por doxorubicína

Carolina N Lettieri, Tania R Stoyanoff, María V Aguirre, Verónica Cerdera, Nora C Brandan
Idioma: es

Resumen

Doxorubicína (Adriamicina) es un antibiótico antraciclino citotóxico utilizado en la regresión de enfermedades neoplásicas diseminadas. Se une a los ácidos nucleicos, presumiblemente por una intercalación específica del núcleo antraciclino planar con el ADN de doble hélice y se caracteriza por inhibir el repliegue y la acción de las ADN polimerasas. Esta droga altera también la funcionalidad de las membranas celulares así como de las proteínas plasmáti­cas. Posee efecto citotóxico sobre células malignas, así como efectos tóxicos colaterales sobre diferentes órganos entre los que se destaca mielosupresión, cardio y nefrotoxicidad1,2. Se han desarrollado varios estudios de injuria renal inducida por Doxorubicína en modelos experimentales con el fin de elucidar su fisiopatología1,2. En general, muestran un periodo de estabilidad y luego desarrollan proteinuria, hipertensión arterial, elevación de la creatininemia. La biopsia renal evidencia glomérulos esclerosados y acumu­lación de material amorfo3,4. Estas alteraciones llevan a una disminución progresiva de la función renal5,6. La evolución hacia la fibrosis renal y la atrofia tubular son componentes inevitables de la patogénesis tubulointersticial que acom­paña a la toxicidad renal por Doxorubicína, como en la mayoría de las enfermedades renales progresivas.

 

Palabras clave

evaluación morfológica; Doxorubicína; enfermedades renales


DOI: http://dx.doi.org/10.30972/med.2622528