Encabezado de página

La clausura: morada perpetua

Ana María Martínez de Sánchez
Idioma: es

Resumen

La predicación cumplió un papel importante como medio de comunicación de ideas y promoción de comportamientos. La adhesión a un estado, como el consagrado, exigía un determinado modo de vivir. La palabra del concionador era uno de los momentos esperados, tanto por las jóvenes que habían optado por la vida religiosa -en la toma de hábito, profesión o renovación de votos-, como por sus familiares y amigos que presenciaban aquel trascendental momento.
De los sermones estudiados -éditos e inéditos-, cinco pertenecen a Pantaleón García (1757-1827), tres a Miguel Calixto del Corro (1775-1851), uno a Estanislao Learte (1788-1858), y de cuatro se desconoce su autor, pero corresponden a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. El perfil establecido era uniforme aunque se dirigieran a diferentes órdenes religiosas -carmelitas y dominicas-, pues la base conceptual de los textos es que la salvación era más fácil alejándose del mundo, siempre que se verificaran los votos propios del estado y no desagradara cumplirlos.

Palabras clave

Sermón; novicia; hábito; salvación


DOI: http://dx.doi.org/10.30972/fhn.0271220