Encabezado de página

“Verdad de la obra de arte” y “sentido” en Gadamer

Alberto J. L. Carrillo Canán
Idioma: es

Resumen

Ya desde la primera página de la introducción a su obra principal, Wahrheit und Methode (1960), Gadamer anuncia su “resistencia (...) contra la pretensión de universalidad de la metodología científica” (G1 1)1 , y de hecho, el proyecto gadameriano de una “hermenéutica universal” (G1 490) partiendo de la “pregunta por la verdad del arte” (G1 492), de hecho, del “derecho a verdad del arte”, tiene lo que podríamos llamar un enemigo permanente, a saber, el “concepto” y, lógicamente, la predicación en el sentido estricto de predicación basada en conceptos.2 El término gadameriano antitético al “concepto” es, básicamente, “sentido” (Sinn), aunque Gadamer también utiliza otros términos como “idea” y, principalmente, “significado” (Bedeutung). La pretensión gadameriana es, siguiendo a Heidegger, la existencia de una verdad no conceptual y no predicativa, la cual, en el contexto que aquí nos interesa, estaría dada por la “comprensión” del “sentido” o “significado” de la “obra de arte”. Tal “sentido” correspondería a la “obra de arte” y tendría, como Gadamer lo dice o insinúa repetidamente, cierta similitud con la “idea estética” kantiana, aún cuando ésta, declaradamente, no tiene absolutamente nada que ver con “conocimiento” o “verdad”, mientras que el “sentido” gadameriano es, según pretende Gadamer, “conocimiento” y “verdad”. En tanto que Kant nos dice sobriamente que la “idea estética” es una “representación de la imaginación” la cual nos “suscita muchos pensamientos” (U 192, s.), Gadamer no rehuye el patetismo de decir que la obra “se dirige a nosotros” y “exige una respuesta” - de hecho, que “demanda aprobación” (G8 388) -. El objetivo de este trabajo es el examen básico del concepto gadameriano de “sentido”, para lo cual tendremos que recurrir a los fundamentos heideggerianos de esta concepción. El resultado será poner de manifiesto una curiosa aplicación gadameriana de la teoría heideggeriana del “sentido” la cual nivela verbalidad y visibilidad, con lo que el concepto de “verdad del arte” en su versión gadameriana viene resultar una construcción cuestionable, tanto por su carácter grupal como por su carácter no predicativo y, más aun, por su inefabilidad


DOI: http://dx.doi.org/10.30972/nvt.013229

Enlaces refback



Añadir comentario